jueves, 21 de marzo de 2013

Marie-Thérèse Walter. Biografía.

Debemos estar juntos, juntos haremos grandes cosas”.

Era el 8 de enero de 1927, Picasso había parado a Marie-Thérèse Walter que salía de las galerías Lafayette en París asombrado por su belleza. Ella tan solo contaba con 17 años, mientras que el pintor rondaba casi los 50.

Suiza de nacimiento, afincada en París, perteneciente a una familia de clase media y gran aficionada al deporte trabajaba como monitora en un campamento juvenil .A los pocos meses de su encuentro, Picasso le compró un apartamento en la rue La Boetie, cerca de la casa donde él vivía. Allí comenzó a pintarla y allí comenzó también su historia de amor. Aunque habían pasado un par de años, todavía  ocultaban su relación a Olga Khokhlova por lo que para verse precisaban de las artimañas y trucos más ingeniosos.

En 1930 Picasso adquirió para ella el Castillo de Boisgeloup a 60 kilómetros de París.  A este periodo  pertenecen la mayoría de los  retratos de Marie-Thèrése.

En 1935, Marie daba a luz a Maya, llamada en realidad María de la Concepción, en recuerdo de la hermana  fallecida del pintor.


A los meses de nacer Maya, Picasso que no soportaba su nueva vida con Marie y la recién nacida, conoció a su próxima amante Dora Maar. Marie y Maya permanecerían junto a Picasso en Juan-les-Pins, al sur de francia  hasta 1936, año en el que se mudan a Le Tremblay-sur-Mauldre , donde Picasso las visitaba los fines de semana, pues para entonces Picasso ya había sustituido a Marie.

En 1940, Marie y Maya volverían a Paris, su casa en Le Tremblay-sur-Mauldre había sido ocupada durante la II Guerra Mundial.

El 20 de octubre de 1977, cuatro años después de la muerte de Picasso, Marie-Thérèse se ahorcó en el garaje de su casa. Tenía sesenta y ocho años de edad y desde que conociera a Picasso había vivido enjaulada por el amor y la sombra del malagueño y como su hija Maya escribiera después le siguió hasta la tumba, convencida de que tenía que cuidar de él incluso una vez muerto.

«Soy Marie-Thérèse Walter. Cuando Picasso me atrapó, yo tenía solo 17 años. Estuve siete con él y le di una hija, Maya. Dicen que fui la más sensual, cariñosa y dulce».

No hay comentarios:

Publicar un comentario